El Pajar de Arguineguín

San Bartolomé de Tirajana

Doméstico

Siglos IV al VIII

En la margen izquierda de la desembocadura del Barranco de Arguineguín se localizaría un importante asentamiento prehispánico (quizás el poblado de Arganeguín o Areaganigui, al que hace referencia, la crónica normanda Le Canarien). En la actualidad únicamente son visibles algunos restos parciales de las viviendas de piedra que integraban este conjunto, mientras que otras muchas deben permanecer ocultas bajo el subsuelo. Sabino Berthelot lo describía en 1842 en los siguientes términos: “Aún existen en la isla algunas de sus cuevas, principalmente en el Barranco de Arguineguín, en donde se encuentran los restos del pueblecito citado por los capellanes de Bethencourt. Estas habitaciones se hallan colocadas en varias filas alrededor de un gran circo, en medio del cual se ven las ruinas de un edificio más considerable que los otros, presentando delante de la puerta de entrada un enorme banco semicircular con un dosel y todo de piedra seca, lo que ha hecho presumir que esta casa había sido la residencia de un jefe. Grandes y sólidas vigas de laurel cubren aún alguna de estas habitaciones, cuya forma es elíptica, presentando interiormente tres alcobas, practicadas en el espesor del muro, que tiene ocho o nueve pies de ancho. El hogar se halla colocado cerca de la puerta de la entrada que hace frente a la alcoba del fondo. La pared carece de cimientos y se halla construida con piedras en bruto y muy gruesas exteriormente, pero perfectamente talladas y alineadas en el interior. El pueblecito de Arguineguín podía contener cerca de cuatrocientas casas de la forma ya indicada".
La datación procede de una vivienda prehispánica hallada en 1977 y que presentaba la particularidad de que sufrió un incendio mientras se habitaba. Los eneseres domésticos fueron documentados in situ, lo que permitió conocer la distribución espacial original de la vivienda.

DATACIÓN:
Material analizado: Carbón
Fecha calibrada: 340-771 d.C.

Fotos:


Detalle de muros