Necrópolis de Las Candelarias

Agaete

Funerario

Siglos XIV- XV

El complejo arqueológico de Las Candelarias constituye uno de los yacimientos más importantes de los descubiertos en los últimos años. En este espacio se han documentado estructuras domésticas y funerarias de filiación prehispánica, así como evidencias muebles e inmuebles de uno de los ingenios azucareros instalados en Gran Canaria una vez culmina el proceso de conquista.
Como suele ser habitual en otros contextos arqueológicos insulares, en Las Candelarias se encuentran estrechamente vinculados las áreas habitacionales y las funerarias. La primera datación que se presente procede de la denominada Necrópolis de las Candelarias, descubierta en el año 2011 a raíz de los trabajos de desmonte para la construcción de un Centro de día. La intervención arqueológica financiada por el Cabildo de Gran Canaria reveló la existencia de un área cementerial cuya extensión definitiva sigue siendo una incógnita. En una primera campaña (2012) se delimitaron varios enterramientos de adultos asociados a una cista (que parece ocupar un lugar central con respecto a aquellos), todos ellos de filiación prehispánica. La densidad de sepulturas identificadas, pese a lo reducido del área sondeada, lleva a suponer la importancia de este cementerio, más aún si lo ponemos en relación a otros hallazgos en la mimsa zona.
Se presenta una segunda datación correspondiente a un conjunto de enterramientos en fosa asociados a una construcción singular (dos tramos de pared que forman un ángulo recto) que se localiza en el denominado Sector 2 de Las Candelarias, en directa asociación con otras edificaciones prehispánicas de naturaleza doméstica.

DATACIONES:
Material analizado: Hueso humano
Fecha calibrada: 1450-1640

Material analizado: Hueso humano
Fecha calibrada: 1300-1440

Fotos:


Restos humanos

Detalle de enterramiento

En directa asociación con los restos prehispánicos descritos se encuentra uno de los enclaves arqueológicos más singulares de Gran Canaria: el denominado Ingenio azucarero de Agaete.
Los restos del ingenio azucarero que fundó en Agaete el conquistador Alonso Fernández de Lugo fueron descubiertos en el año 2005 en el curso de los trabajos de construcción de la Urbanización de Las Candelarias. Según los datos disponibles, este ingenio fue una de las primeras infraestructuras industriales instaladas en Gran Canaria tras finalizar su conquista, marcando el inicio de un ciclo económico imprescindible para la Historia de Canarias y la expansión castellana por ultramar. No en vano, este modelo de explotación azucarera se traslado luego a los territorios americanos recién incorporados a la Corona, lo que propicia el establecimiento de vínculos entre una y otra orilla del Atlántico.
Las intervenciones arqueológicas desarrolladas hasta el momento han documentado básicamente las trazas más superficiales de distintas instalaciones (acueducto, molino, entre otras dependencias) asociadas a la explotación de este “oro blanco”, como así se denominó por la importancia de este producto en la economía mundial de los siglos XV y XVI. Además de las construcciones, están presentes en este espacio millones de fragmentos de cerámica pertenecientes a las llamadas “formas azucareras” (el molde cónico en el que cristalizaba el azúcar obtenido de la caña), así como otros materiales (monedas acuñadas por los Reyes Católicos, figurillas de terracota, etc.) que dan cuenta de la riqueza arqueológica de este espacio.
La excepcionalidad de este yacimiento viene dada, además, por el hecho de que las instalaciones azucareras se enclavaron en el mismo emplazamiento que, hasta la conquista, había ocupado parte del asentamiento prehispánico de Agaete (como así, lo testimonian las estructuras domésticas y funerarias fechadas por carbono 14 al menos desde el siglo XII d.C.).